Cirugía Ortopédica

La Cirugía Ortopédica es una rama de la cirugía que se ocupa del diagnóstico, prevención y tratamiento (tanto médico como quirúrgico si es del caso), de las afecciones del sistema musculoesquelético (músculos, articulaciones, ligamentos, tendones, cartílago, huesos).

Mundialmente, la especialidad se conoce como Cirugía Ortopédica y Traumatología. La realidad es que la traumatología, en su sentido más amplio, cubre los traumas de cualquier parte del organismo. Los “ortopedistas” solo nos ocupamos del trauma del sistema musculoesquelético. Como comentario adicional, vale la pena mencionar que en los países de Europa Central, el “trauma” es manejado por los Cirujanos Generales, incluido el trauma musculoesquelético.

Los ortopedistas se dedican a las afecciones no traumáticas del sistema musculoesquelético, como son las artrosis y artritis, y las enfermedades propias de los músculos, tendones y segmentos óseos. En la infancia, antes de que se alcance la madurez del sistema musculoesquelético, la Ortopedia Pediátrica se ocupa de las afecciones del crecimiento y desarrollo de este sistema. La raíz del término “ortopedia” proviene del Griego “orthos” que significa recto, derecho y “pedios” que significa niño; es decir: niños rectos.

Cirugía Artroscópica

Las lesiones deportivas suelen ocurrir sobre todo en competiciones profesionales de gran intensidad, aunque también, por desgracia, ocurren en deportistas no profesionales. En muchos casos se necesita tratamiento quirúrgico de la lesión, para reparar los daños. En estos casos es habitual hablar de la operación mediante la técnica de artroscopia pero ¿sabemos en qué consiste?:

La artroscopia es una técnica quirúrgica que permite realizar operaciones de una forma menos invasiva, minimizando los daños y cicatrices provocados por la operación, lo cual mejora los tiempos de recuperación.Es muy utilizada en la rodilla, y también en los hombros. Con esta técnica se operan lesiones de ligamentos cruzados de rodilla y también las lesiones de menisco, por poner un par de ejemplos bastante habituales en el mundo del deporte.

Se realizan varias incisiones de un tamaño lo más pequeño posible y a través de esas aberturas se introducen en la articulación los instrumentos quirúrgicos para realizar las suturas y demás técnicas para reparar la lesión, todo guiado mediante una cámara (el artroscopio) que también se introduce en la articulación.

La principal ventaja de esta técnica por artroscopia, como ya he dicho, es que reduce los cortes y puntos de sutura necesarios, por lo que se agiliza la recuperación. Antes de que esta técnica se empleara, había que hacer cortes mucho mayores para poder acceder a las articulaciones, lo cual generaba grandes cicatrices que tardaban más tiempo en curar.